Radio Continente FM

NOTICIAS

Del ‘milagro’ de Mick Jagger al declive de Bon Jovi: por qué se apaga la voz de los rockeros

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jon Bon Jovi ha cerrado su gira en EEUU con las quejas de sus fans por el deterioro evidente de su voz, que no se desenvuelve con la misma agilidad y brillo que en sus años dorados.

«Siempre quise cantar como Bon Jovi. Ahora él canta como yo», comenta un fan en uno de los vídeos de la última gira del cantante. Hace unos meses, saltaron las alarmas entre los aficionados y la crítica especializada: algo le pasa en la voz a Bon Jovi, hasta el punto de que un crítico de un medio local calificó la actuación de «espantosamente pobre». En una de las grabaciones de la gira que Bon Jovi tuvo que aplazar por la pandemia, el rockero baja un tono el mítico ‘Livin on a prayer’ para hacerlo más grave, se apoya en los coros y afina las notas agudas a duras penas, con una voz menos ágil y brillante que en sus años dorados. La comparación con uno de sus directos en los noventa evidencia el declive que ha hecho saltar las alarmas.

En la gira, una interpretación de ‘Wanted dead or alive’ fue la que desencadenó las críticas. El vocalista de The Darkness, Justin Hawkins, trató el asunto sin tapujos en su canal de YouTube. «No parece que sea un pólipo o algún tipo de bulto en sus cuerdas vocales porque eso sería más impredecible», opinaba. «Suena como si estuviera supercansado.

Todo está más afinado, mucho más grave». «Tiene que haber una maquinaria alrededor de Bon Jovi que le impide ser capaz de desenchufar el cable, que es lo que tiene que pasar», concluía el cantante de The Darkness. Aunque ni él ni su equipo han revelado las causas del deterioro, los fans especulan: el paso de los años, el sobreesfuerzo de una gira, la falta de técnica y de descanso, problemas psicológicos o incluso las secuelas del covid… Males que afectarían a la voz de Bon Jovi, pero también a la de muchos otros cantantes de la escena del rock.

Hace tan solo unos meses, Enrique Bunbury cancelaba su gira internacional ‘El último tour’, con la que se despedía de los escenarios definitivamente. Y lo hizo antes de tiempo por sus «problemas de garganta y respiración». «Mi garganta se cierra e irrita y mis vías respiratorias dificultan el más leve ejercicio y la ejecución de mi trabajo», explicaba en un comunicado.

Son muchos los factores que pueden intervenir en el declive de una voz. Fueron los nódulos y una mala cirugía los que acabaron con el canto de Julie Andrews. Los problemas psicológicos, los que dejaron sin habla a Miguel Bosé. El sobreesfuerzo, el que afectó a la voz de Rosa López tras su paso por Eurovisión.

«Los problemas vocales suelen aparecer más en cantantes de pop que en cantantes líricos o de ópera», opina el laringólogo Ignacio Cobeta, dedicado a tratar problemas de la voz cantada y hablada. «Los cantantes líricos suelen tener una formación técnica y viven intensamente alrededor de su voz. Son conscientes de la debilidad del órgano vocal, del daño de los excesos, el tabaco, el alcohol, no dormir… Lo tienen más presente, en general», opina.

En cambio, según este experto, entre los cantantes de la escena pop-rock es más común que una falta de técnica se compense con esfuerzo y presión sobre la voz. «Cuando son jóvenes, suelen corregir los defectos forzando su voz. Al principio, pueden tener pequeños problemas que solventan con medicación, antiinflamatorios, corticoides… Pero esa solución es un parche que se va acumulando», señala. «Cuando llegan a los 60 años, aproximadamente, esos problemas que se arrastran se convierten en estructurales». El doctor Cobeta apunta a aquellos artistas que deciden aprender a cantar desde el principio, sustituyendo toda la técnica aprendida para «sacarle más rendimiento a su sistema vocal».

Algunos de los comentarios sobre la gira de Bon Jovi apuntaban a esa misma solución: ante el declive de la voz por el paso de los años, algunos cantantes han decidido recibir clases de técnica vocal para aprender a cuidar lo que, al fin y al cabo, es su principal herramienta de trabajo. «Cuando están en una fase de éxito, los cantantes aceptan todos los contratos que les llegan y tienden a trabajar más de lo que su voz puede resistir. Todos tenemos un límite físico. Después de la pandemia, se han multiplicado las actuaciones y puede que eso pase factura a algunos de ellos. El éxito puede ser una fuente de patologías», sostiene este médico.

«Los problemas vocales suelen aparecer más en cantantes de pop que en cantantes líricos»

La gira de Bon Jovi en Estados Unidos ha llegado tras su cancelación en 2020, por la pandemia. Ahora, con 60 años, la dificultad para mantener las tonalidades en las que se desenvolvía en los ochenta es una de las principales quejas de sus fans. Ha pasado a la historia como uno de los cantantes de rock con un rango vocal más amplio (cuatro octavas) y una de las voces más privilegiadas de su generación. «Hay cantantes mayores que se mantienen en forma hasta los 70 o los 80 años. Mira el concierto de los Rolling Stones, eso es algo casi milagroso. Lo que ocurre con la gente un poco mayor (50 años en caso de las mujeres y 60 en el de los hombres) es que se produce una atrofia muscular general que también afecta a las cuerdas vocales. Para conservar la voz, lo mejor es descansar, no fumar, no beber, mantener la hidratación y las horas de sueño. Unos hábitos que a veces están lejos de los cantantes de pop de primer nivel», explica el doctor Cobeta.

Pero sanar una voz no es solo una cuestión física. «Todo pasa por la garganta», opina Enrique Martínez, ‘coach’ vocal, cantante y actor. «En realidad, los problemas que puede tener un cantante de rock o uno lírico pueden ser los mismos. La técnica lírica se desarrolló durante el siglo XVIII y está pensada para que la voz del cantante supere a la orquesta sin ningún tipo de amplificación. Con el uso del micrófono, la proyección y el esfuerzo cambian», explica Martínez. «Los factores psicológicos y emocionales afectan mucho a las cuerdas vocales. La voz podría entenderse como un sexto sentido, todo empieza en el cerebro. En el momento en que existe mucha demanda o presión psicológica, la voz se resiente».

Este ‘coach’ vocal recomienda un trabajo a largo plazo, de descanso y escucha, para solventar los problemas que podrían afectar a la carrera de un cantante. Sin embargo, las personas que dependen de su voz profesionalmente (músicos, pero también actores o locutores) suelen buscar remedios urgentes para continuar con sus trabajos. «Eso es un problema, claro, porque a veces se puede rescatar la voz urgentemente usando corticoides o antiinflamatorios, pero no es lo más recomendable. Lo más importante es trabajar de forma estructural, atendiendo a la postura, la respiración… Así, se puede ganar mucha voz. Eso sí: para superar una crisis, es fundamental descansar», concluye. Unas recomendaciones que parecen incompatibles con el ritmo frenético de la gira de una estrella del rock.