Radio Continente FM

NOTICIAS

«Feria Cordovez»: Ambulantes en La Serena ganan terreno en jornada sin grandes operativos

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La llamada “Feria Cordovez” funcionó sin freno este viernes e incluso ocupó más cuadras de las habituales. Comerciantes exponen las situaciones que los han llevado a vender en la calle y alcalde insiste en que salir del centro es la base para establecer conversaciones.

El ambiente en la “feria de Cordovez” este viernes fue bastante normal e incluso festivo. Los cerca de 200 puestos que venden desde frutas y verduras, hasta ropa y artículos de hogar estaban instalados en la principal arteria céntrica de La Serena, Gregorio Cordovez, como si nunca hubiesen existido los operativos de días previos, en donde Carabineros trató de impedir que los comerciantes se ubicaran en tal sector de la ciudad, y donde además se registraron lesionados y detenidos, generando miedo en los transeúntes, cortes de calles y daños colaterales al comercio establecido.

Este viernes, en cambio, incluso, se podía observar una mayor cantidad de estos puestos, ganando terreno hacia Los Carrera e incluso ocupando calles perpendiculares.

La estrategia de los vendedores ambulantes ilegales fue clara, no moverse del sector. Y es que el día jueves lograron, después de dos días, colocarse a vender, cerca de las 17:00 horas, y ya no se fueron.

Dejando sus puestos armados y con algunos que decidieron pasar la noche en el centro, los comerciantes pudieron hoy volver a vender sus productos. Papeles de regalo, cintas, guirnaldas mascarillas y artículos como joyas, relojes y perfumes, los más apetecidos por los compradores, sobre todo porque queda sólo una semana para Navidad y los buenos precios son altamente tentadores.

Conversando con algunos vendedores, al recorrer la “feria”, nos encontramos con varias realidades, la de la madre que no puede pagar a una persona para poder cuidar a sus hijas pequeñas, por lo que el comercio parece ser la mejor opción para administrar su tiempo; la adulta mayor a quien “no le dan trabajo, por la edad” y la del jefe de hogar que, tras una lesión, debió dejar el trabajo asalariado y emprender para poder mantener a su familia y pagar los estudios de sus hijos.

La verdad es que el dinero recaudado por la venta de productos en la calle Cordovez, como nos comentan ellos mismos “no es para hacerse millonarios”, pero les permite tener un ingreso decente, superior al que conseguirían trabajando en el mercado laboral formal, donde accederían al mínimo, por su nivel de estudios. Pueden pagar el arriendo, los servicios básicos y los estudios de sus hijos, aunque por su falta de formalización, no pueden acceder a la banca, ni a la seguridad social.

Una de las opiniones recurrentes es que a ellos tampoco les gusta cómo está el centro, y si existiera una opción digna podrían reubicarse, señalando que con anterioridad han tratado de conversar con el alcalde de la comuna, Roberto Jacob, para ver soluciones, una que les permita seguir llevando el pan a sus hogares, y que también ofrezca mayor seguridad a las personas que transitan por el centro de la ciudad.

También recuerdan que han existido voluntades para ordenarse, con listas en donde se permitía de forma rotativa a los comerciantes instalarse en el sector, no solamente en calle Gregorio Cordovez, sino también en las aledañas, lo que descongestionaba enormemente el centro, pero que al cabo de un tiempo fue perdiéndose, llegaron más y más comerciantes, por lo que este sistema se habría “salido de las manos”.

¿Existe voluntad de diálogo?

Consultado sobre los operativos y las medidas para erradicar del centro a los vendedores ambulantes ilegales, el alcalde de La Serena, Roberto Jacob, indicó que “seguiremos actuando como nos corresponde dentro del marco de la ley, con inspectores, con carabineros y con lo que sea necesario para poder erradicar del centro a los ilegales”, argumentando que este comercio “ante cualquier emergencia lo que hacen es entorpecer”.

Sobre una posibilidad de diálogo, la autoridad comunal manifestó que, “si ellos vienen con una propuesta de salir del centro y buscar una reubicación no tengo problemas, pero si la propuesta no incluye que salgan del centro no sacamos nada con conversar, porque en definitiva lo que buscan ellos es que les den permiso para estar en forma ilegal y eso no lo podemos hacer”.

Jacob insistió en que “para hacer lo que tenemos que hacer necesitamos el apoyo, primero del gobierno interior que es el que maneja las policías. Nosotros lo que tenemos son inspectores que no pueden detener, que no pueden pedir carnet, que no pueden hacer ninguna otra cosa más que fiscalizar y pasar parte, por lo tanto ante eso el mea culpa que podemos hacer tienen que hacerlo también las otras instituciones (…) Servicio de Salud, Carabineros, PDI, Gobierno Regional, todos tienen que ver con este tema”.

Ignacio Pinto, delegado presidencial, expresó que “como es una situación multisectorial,cualquier tipo de intervención va a tener efectos y va a tener lamentablemente externalidades que van a generar problemas”, añadiendo que “aquí lo importante es que esto surge de la necesidad, manifestada por el municipio, de poder establecer mayor fiscalización y la desocupación de espacios públicos que están siendo utilizados por el comercio ambulante y particularmente el comercio ilegal”.

La presencia policial

Desde Carabineros, en tanto, aseguraron que la presencia policial continuará en el centro de las principales urbes en el marco del Plan Navidad Segura, “este es un trabajo conjunto en el cual nosotros apoyamos la labor de las distintas municipalidades, para resguardar y dar seguridad a la comunidad que se desplaza en las zonas céntricas y también a los trabajadores de locales comerciales establecidos, cumpliendo también un rol fiscalizador en materia sanitaria”, indicó el coronel Carlos Rojas, prefecto de Coquimbo, expresando que, “esto se trata de planificaciones conjuntas que consideran estrategias de distinto sentido, entonces lo que se ve un día, puede que no se repita en otro, pero bajo ningún sentido eso quiere decir que los Carabineros no vamos a estar en la calle”.