Radio Continente FM

NOTICIAS

Las reacciones tras la “parada de carros” de Abraham Schnaiderman a concejo de Coquimbo

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En la última sesión extraordinaria del concejo de Coquimbo, Abraham Schnaiderman, se mostró molesto por las “críticas desmedidas” de algunos colegas a la administración actual, recordando la era de Pedro Velásquez. “No permitiré que roben un peso más en la municipalidad”, señaló en la oportunidad.

La situación se dio a raíz de un video donde el concejal Felipe Velásquez afirmaba que desde el tiempo de su padre no se materializaban avances en el sector de Pan de Azúcar. Esto, tras el reclamo de los vecinos del callejón Ripamontti sobre el estado del camino de ingreso.

Polémica
Frente a esta situación, el concejal Schnaiderman reaccionó airado, indicando que se les explicó a los dirigentes que “esto viene del tiempo de Velásquez, él fue condenado por la justicia, se robaron la municipalidad. El gobierno anterior robó en la municipalidad, no hay máquinas (para el camino), estamos haciendo un esfuerzo por comprar una máquina más, pero no podemos traer a Velásquez de nuevo”.

Más adelante precisó que “estoy luchando con todas mis fuerzas para que no roben un peso más a la municipalidad”.

Consultados los colegiados, las posturas fueron disímiles. Por ejemplo, Pablo Galleguillos, dijo no sentirse aludido y explicó que Schnaiderman “estaba tratando de interpretar cómo se han ido manejando los concejos municipales el último tiempo. Existe una bancada conformada por un grupo de concejales. Entiendo que cada uno tiene su forma de articular, de fiscalizar, pero siento que en el período que llevamos estamos todos remando en el barco para adelante y hasta el momento el alcalde no ha dado señales de hacer una mala gestión”.

Añadió que se han ido destapando situaciones de la gestión anterior que desacreditan a la administración, por lo que compartía con el concejal algunas posturas. Si bien consideró válidas las opiniones vertidas, admite que fue un poco impulsivo.

Por su parte, el concejal Ignacio Plaza fue más crítico, señalando que “me generó shock la violencia con la que él se expresa, golpea la mesa y no creo que sea la forma de pedir respeto de su parte. Nos faltó el respeto a todo el cuerpo colegiado, por eso junto con los demás compañeros exigimos que se lleve a la Comisión de Ética por las actitudes que tiene el concejal y se puedan tomar cartas en el asunto, porque no es primera vez que ocurren hechos de violencia como estos y creo que no hay que permitir que en espacios democráticos como el concejo municipal, se tolere este tipo de violencia que queremos erradicar”.

Quien también expresó su punto de vista fue Nelson Martínez, descartando sentirse interpelado, porque la molestia era con administraciones pasadas, donde tuvieron un solo concejal que fue disidente.

Expuso que lo ocurrido había sido más una pataleta que no correspondía. “Independiente de las situaciones penales que haya enfrentado Pedro Velásquez, el hijo no tiene la culpa. No corresponde, nosotros siempre hemos hecho la crítica en tono político, sin ir al ataque personal, ni caer en ese tipo de situaciones. Las críticas siempre han sido sobre decisiones de la administración y en tono político”.

El concejal Freddy Bonilla, le resta un poco de dramatismo y plantea que en las organizaciones o colegiaturas como el concejo municipal existen diferencias, las que a veces se profundizan producto del proceso y el desarrollo de la entidad.

“En el contexto que se da una discusión no es porque ocurre un hecho en el momento, sino que se va repitiendo. Llega el instante en el que alguien que tenga una opinión distinta, reaccione. Le puede pasar a cualquier concejal o concejala. No es natural ni es habitual, pero suele ocurrir”, señaló.

¿Existe conflicto interno?
Opinión distinta es la que tiene Guido Hernández, quien apuntó a una pugna interna. “Es una pelea de la izquierda, porque lo que hizo fue cuestionar a los concejales que habían expuesto al alcalde frente a la situación del callejón Ripamontti en Pan de Azúcar. Le molestó tal vez el video que había salido por el tema de los incumplimientos de compromisos en el arreglo del camino”.

Explica que no se sintió aludido por Schnaiderman, “porque hace rato que se viene gestando una tensión interna en Apruebo Dignidad, ya que aunque el alcalde sea independiente, al igual que el concejal Galleguillos, tampoco tenemos que desconocer que ambos apoyaron a la gobernadora regional y al Presidente Gabriel Boric en su campaña. Ellos forman parte de Apruebo Dignidad y están conectados con el Partido Socialista también y ahí se han formado dos polos de fuerzas políticas que se han venido marcando cada vez más al interior del concejo”.