Radio Continente FM

NOTICIAS

Los riesgos de una picadura de fragata portuguesa: ¿Qué hacer si ocurre?

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
A los avistamientos, en menor escala, producidos durante estos últimos días en Tongoy y Guanaqueros, se sumó este domingo una cantidad indeterminada de ejemplares desde El Faro hasta Peñuelas, que llevó a la autoridad sanitaria a suspender toda actividad en dicho sector, situación que será evaluada día a día.

Un letal enemigo empaña las vacaciones de verano en la Región de Coquimbo, luego que la autoridad sanitaria informara de avistamientos de la peligrosa fragata portuguesa en el borde costero de la conurbación y determinara el cierre de las playas entre El Faro y Peñuelas.

La Physalia Physalis secreta una neurotoxina que, al simple contacto con esta especie, viva o muerta, genera riesgos a la salud. Es tal la gravedad de los efectos de la fragata portuguesa que la autoridad sanitaria ya había cerrado seis de las más concurridas playas de la Región de Valparaíso ante un aumento considerable de avistamientos de este recurso hidrobiológico.

En la Región de Coquimbo, los primeros avistamientos de esta colonia flotante se produjeron el jueves 30 de diciembre en la localidad de Tongoy. Fueron cerca de 23 ejemplares encontrados en la Playa Grande de este balneario y en Puerto Velero.

Así lo detalla el capitán de Puerto de Tongoy, Luis Jeldres, quien agrega que “para el 31 de diciembre se observaron 14 ejemplares en Playa Socos, Puerto Velero y en Guanaqueros y el sábado 01 de enero, se avistaron sólo 4 fragatas en Playa Socos”.

Por su parte, el Gobernador Marítimo de Coquimbo, Matías Cánovas Sepúlveda, explica que quien tiene la potestad de cerrar las playas es la Seremi de Salud, decisión que se toma de acuerdo a la cantidad de ejemplares avistados. “Por ahora, son menores, pero es una situación que va cambiando día a día, por ello es vital que las personas nos informen si observan en el borde costero ejemplares de fragata portuguesa”.

Escenario que cambió este domingo 02 de enero, ya que por una presencia indeterminada de ejemplares que ponen en riesgo la salud de las personas, el Minsal decidiera cerrar las playas entre El Faro y Peñuelas, prohibiendo el baño y la realización de actividades en el mar. Situación que explican desde la Seremi de Salud, será evaluada día a día.

Aguas malas

La carabela o fragata portuguesa es un ser carnívoro que la OMS incluyó en el listado de “especies peligrosas” para la salud humana e invertebrados venenosos en las Guías para Ambientes Seguros en Aguas Recreacionales. Debe su nombre a su similitud con las velas de un barco y en Chile se cuentan 140 variedades, desde Arica hasta Chiloé.

Esta falsa medusa está compuesta en un 95% de agua y posee un  flotador o vela que alcanza los 20 centímetros y le permite movilizarse; además tiene unos tentáculos que alcanzan hasta 50 metros.

Al contacto con esta agua mala o parte de ella, elimina una neurotoxina que genera un intenso dolor y puede producir erupciones cutáneas, náuseas o vómitos, confusión, dolor de cabeza, calambres y arritmias. En los casos más graves puede causar un ataque cardiorrespiratorio e incluso la muerte.

El gobernador marítimo Matías Cánovas explica que prefieren las aguas cálidas y frías- excepto las polares- por lo cual su presencia en las costas de la región puede deberse a las corrientes o los vientos. “Esto es un fenómeno de todos los años, especialmente en temporada estival, por lo que debemos estar siempre alerta ante la presencia de fragata portuguesa, en mayor o menor medida, durante estos meses”.

Llamado a la prevención

Cánovas añade que es importante que quien encuentre un ejemplar de fragata portuguesa, no lo manipule y recalca que no sólo deben tener precaución quienes caminan por el borde costero o los bañistas, sino que también quienes practican deportes náuticos o alguna actividad en zonas un poco más profundas, ya que ellas se desplazan desde mar adentro a las costas.

Por su parte, la seremi de salud (S), Andrea Velásquez explica que hasta el momento no se registran personas afectadas por la picadura de este hidrozoo y que la principal medida preventiva, “no tocar las fragatas halladas, ya que son tóxicas vivas o muertas. Tampoco debe bañarse ni realizar actividades en el mar y si camina en la arena, protegerse usando ropa y zapatos”.

Si la persona sufre una picadura, debe lavarse inmediatamente con agua de mar y retirar el resto de los tentáculos, con algún elemento para evitar contacto directo con ellos y luego dirigirse al centro de salud más cercano. La seremi (s) recalca que es importante no aplicar vinagre o agua dulce y tampoco se debe frotar o rascar la piel con arena o toallas.

Ante un avistamiento de fragata portuguesa, el llamado es a informar de inmediato a los salvavidas, personal de la Armada o a la seremi de Salud, quienes iniciarán de inmediato el protocolo con visitas al lugar y definiendo las acciones pertinentes a realizar para proteger a la población.