Radio Continente FM

NOTICIAS

Por temor a tomas: Vecinos de Coquimbo protegen terrenos con cercos y zanjas

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Vecinos de Pan de Azúcar y de La Rinconada de El Sauce han decidido, ante el incremento de quienes se toman terrenos, instalar cercos y establecer zanjas para evitarlo. El delegado presidencial, Ignacio Pinto, lamentó que esto se “normalice” y espera que los tribunales actúen.

Es una realidad innegable. La situación, en el día a día, de diversos vecinos de sectores de la conurbación La Serena-Coquimbo se ha hecho cada vez más dramática debido al crecimiento indiscutido de las tomas de terreno en sitios privados como fiscales de la zona.

Si bien se trata de situaciones y contextos diferentes, estos dejan en evidencia un drama social, pero también un aprovechamiento de quienes, por la fuerza, se toman amplias extensiones de terreno y han generado inseguridad y temor entre los habitantes cercanos, que sin buscarlo han debido recibir a sus “nuevos vecinos”

Se decidieron

Lo ocurrido en el sector de La Rinconada de El Sauce es una muestra de aquello. No sólo hubo personas que “lotearon” los terrenos que pertenecían a un privado, sino que también han generado conflictos entre quienes se han apropiado de esos espacios, lo que ha terminado en acciones violentas a vista y paciencia de todos.

Si bien ha existido la intención por parte de las autoridades, se ha convertido en un problema muy difícil de abordar, debido a su rápido avance y a lo complejo que resulta poder erradicar este tipo de espacios.

Una vecina del sector de La Rinconada, que prefirió guardar reserva de su identidad, conversó con diario El Día, puesto que debió levantar una cerca y hacer una zanja.

“Como están construyendo casas alrededor, hay constructoras que nos van a dejar algunos escombros. Por eso es que tomamos la determinación, pero hemos decidido reforzarlo por la situación de inseguridad que se ha ido haciendo recurrente”, aseguró.

Además, reconoció que a ella y su familia les tomaron de manera arbitraria 80 hectáreas en el sector de Pan de Azúcar hace algunos meses atrás. “Lamentablemente no los hemos podido sacar nunca más. Ahí realizamos un loteo de parcelas y logramos vender una parte del terreno. Pero aparecieron quienes se quedaron con la zona del terreno restante y se lo tomaron sin preguntar”, sostiene esta mujer, que lamenta que una situación que ya conocían poco a poco se vaya haciendo extensiva a otras zonas, ante la mirada impávida de vecinos que de manera regular se han establecido, mientras las autoridades enfrentan esta problemática en forma reactiva.

“La verdad es que las personas que lideran todo esto son como una mafia. Andan en autos y amenazan. Son personas muy complicadas, que uno no entiende que andan haciendo ahí y luego están vendiendo los terrenos. Se aprovechan de la precariedad de chilenos y extranjeros, y además se fomenta la agresividad”, afirmó.

Situaciones que alertan

Otro habitante, del sector de Pan de Azúcar norte que cuenta con una serie de terrenos en esta zona, aseguró que “en este sector ya hay algunas tomas, y lo único que podemos hacer es cerrar bien los terrenos aunque no siempre los respetan. Lamentablemente, hay leyes que se suponen que a uno lo protegen, pero cuando las personas entran en estos ‘tira y afloja’ se hace muy difícil de enfrentar después, porque uno espera que la justicia actúe, pero eso lamentablemente no pasa”.

En efecto, es posible observar que son varias las parcelas en las que cuales se ha optado por levantar largos metros de zanjas. Paralelamente, diario El Día pudo constatar que los cercos se están haciendo una tónica, en parcelas que su ubican muy cerca de la nueva Ruta D-43, en Pan de Azúcar norte.

Incluso- cuenta uno de los vecinos- tuvieron complicaciones con una persona a la que le arrendaron una casa y luego costó mucho sacarla de ese sitio. “Finalmente logramos llegar a un acuerdo y se fueron, pero no es mucho lo que se puede hacer. No con ánimo de caer en racismo o xenofobia, la situación de los inmigrantes nos ha afectado, pero hay políticas que se han desarrollado y nos han afectado a las personas que somos de acá. Lo que me preocupa es que llegado el caso podríamos tener que enfrentarnos a los inmigrantes, eso sería muy lamentable, sobre todo si las autoridades no hacen nada al respecto. La verdad, es que muchas veces ellos se lavan las manos”, sostuvo el lugareño, que agregó que si no fuera por la organización y la solidaridad entre vecinos, estos hechos se harían más recurrentes.

Otro de los habitantes del sector de Pan de Azúcar, que por cierto considera como necesario tener que tomar medidas de prevención, aseguró que “así como están las cosas en el norte del país, muchas personas querrán venir hasta nuestra zona. Hemos visto como incluso en el sector de Tambillos han habido tomas que han sido organizadas por personas que no son de escasos recursos. Finalmente se establecieron por la fuerza y nadie los sacó”, agregó.

¿Qué dicen las autoridades?

Frente a esta dura realidad, cuesta que las autoridades regionales y comunales aborden un hecho innegable: ante la indefensión. Los afectados deben tomar medidas por su cuenta y realizar inversiones importantes, ya que no confían en que el imperio de la ley se haga realidad o éste simplemente sienten que no los escuchan.

Pese a aquello, el delegado presidencial, Ignacio Pinto, en conversación con diario El Día, señaló que “respecto de este tipo de situaciones que se están dando a lo largo del país y también en diversas comunas de la Región de Coquimbo nos parece preocupante que se normalice la toma ilegal de terrenos. Eso en ningún caso puede entenderse como un derecho; por el contrario, ya que se trata de una situación completamente irregular, donde se está actuando de manera ilegal y los tribunales de Justicia deberán determinar cuáles son las formas en las que deberán actuar las personas responsables”.

Bajo ese prisma, Pinto insistió que “le hemos pedido a los vecinos que se han contactado con nosotros que entreguen toda la documentación y la información respecto de las tomas al Ministerio Público. En el caso de La Rinconada, la idea es poder avanzar de la manera más rápida posible en cuanto a la investigación,para así evaluar eventuales delitos como asociación ilícita y otros que podrían estar produciéndose al interior de esta toma. Nos parece realmente preocupante que desde el punto de vista de la comunidad exista una sensación de impunidad frente a este tipo de hechos y que se normalicen. Debemos avanzar hacia una sociedad donde se respete el estado de derecho y donde exista un resguardo de la propiedad privada”.

Respecto de las facultades que tienen las autoridades, el delegado presidencial aseguró que “desde el principio de la toma, especialmente en La Rinconada, hemos estado en conversación con los dirigentes, el municipio y las policías, para así utilizar todas las facultades que estén a nuestro alcance y evitar problemas de orden público y seguridad tanto para quienes se encuentran fuera de la toma, como para quienes se encuentran al interior de la misma, pero no tenemos las instancias para realizar restituciones administrativas”.