Radio Continente FM

NOTICIAS

Baja adopción: Qué pasa con animales que superan tiempo límite en centros municipales

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Si bien en las etapas más fuertes de la pandemia hubo un creciente interés por rescatar animales de los centros municipales, en los últimos meses han decrecido las cifras de adopción y la gran mayoría de los perros que llegan a los centros veterinarios de la conurbación, son devueltos a los lugares de los que fueron rescatados.

Alerta existe en los distintos centros de atención canina de la conurbación debido al aumento de mascotas abandonadas -perros y gatos- y el escaso interés de la comunidad por adoptarlos.

Tanto el Centro Veterinario de La Serena como el Centro de Esterilización y Atención Primaria, CEAPA, tienen como principal función el control de  población a través de la esterilización y castración de los animales que ingresan, así como mantener en buen estado de salud a perros y gatos en situación de calle. Sin embargo, no tienen la capacidad de internación y muy pocas familias se interesan en darles un nuevo hogar.

Control de población

Claudia Arriagada, encargada del Centro Veterinario Municipal de La Serena, señala que este lugar tiene capacidad para 15 perros que se van rotando. “Los perros son ingresados a hospitalización y se procede a su esterilización o castración y microchipeo, de ser necesario; mientras de forma paralela, son difundidos en redes sociales para optar a la adopción. De no ser adoptados pueden pasar 10 días en hospitalización”, explica Arriagada.

Pasado dicho lapso, los canes son retornados a los lugares donde fueron recogidos, debido a que no existe capacidad para mantener más de 15 animales en el recinto y a la vez, existe una alta demanda por ingresar nuevos perros para control de población.

“Funcionamos como dice la ley, como un refugio temporal, es decir, los animales permanecen un periodo de 10 días hospitalizados. Y durante estos 10 días, es el período en que son ofrecidos para adopción. Se hace todo lo posible por que encuentren un nuevo hogar, pero si esto no se concreta, los vamos a dejar en el mismo lugar de donde fueron recogidos”, detalla Arriagada.

Así también en Coquimbo, el Centro CEAPA ha percibido disminución en la adopción, lo que puede deberse tanto al desinterés en hacerse responsable de una mascota como a la necesidad de mayor difusión de los perros que se encuentran en el lugar, porque si bien existen familias que buscan mascotas, se necesita estar constantemente informando de los animales en busca de un nuevo hogar.

Así como en la Serena, la medico veterinaria del CEAPA, Camila Calderón señala que el centro no es un canil, por lo que a todo perro abandonado que es llevado al lugar por una persona particular o por los funcionarios del recinto, se le realiza el procedimiento sanitario correspondiente como es esterilización o castración, desparasitación, microchipeo y vacunas y después de unos días de post operatorio, es trasladado al lugar donde fue encontrado.

En el caso de los gatos abandonados, estos pueden ser esterilizados, pero siempre deben contar con un tutor, ya que el CEAPA no cuenta con espacios de estadía para esta especie.

En el caso del centro de la municipalidad serenense, de la totalidad de perros hospitalizados, aproximadamente el 70% está en condiciones para ser adoptado, pero muy pocos logran conseguir un nuevo hogar. Sin embargo, cuantificar a los perros que están o viven en situación de calle es muy difícil, debido a que los animales se mueven por diversos puntos de la ciudad y muchos otros tienen dueños que no hacen una tenencia responsable.

En el caso de los perros que se van en adopción, se realiza un seguimiento para evaluar si se adaptan bien a su nueva familia y verificar que se encuentren en buenas condiciones.

Cabe destacar que, para adoptar uno de los perros que se encuentran en el Centro Veterinario Municipal de La Serena, ubicado en el Parque Coll, los interesados deben acercarse, responder una serie de preguntas respecto de las condiciones de la vivienda en que habita la familia, las condiciones físicas y mentales de quién se responsabilizará del animal, así como del conocimiento acerca de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas. Luego, al momento de adoptar la mascota, se firma un certificado de adopción, en el que la persona se hace responsable del perro.

“Hay periodos en que las adopciones son mucho más y durante la pandemia se vio un alza, pero en este momento está bien bajo el porcentaje de perros que se van. La gran mayoría de los perritos que pasan por el centro veterinario finalmente termina devolviéndose al lugar donde fueron encontrados, especialmente los que son más viejos”; señala la encargada del Centro veterinario de La Serena, Claudia Arriagada.

Eso lo saben en el CEAPA de Coquimbo, ya que debieron recibir a los animales que se encontraban en la perrera, 12 pacientes de edad mayor, que no han podido ser entregados en adopción porque las familias no los aceptan. A estos se suman dos camadas de cachorros, 6 de un poco más de un mes y 3 de seis meses.

En el CEAPA este 2022 se han entregado en adopción 3 cachorros en enero y 2 en febrero. Sin embargo, durante el año 2020 en plena pandemia las adopciones mensualmente cuadruplicaban a las del año recién pasado.

Entre las cifras entregadas por este centro, en septiembre del 2021 se adoptaron cerca de 4 perros en octubre y noviembre sólo 1 fue rescatado y en diciembre no se entregó ningún animal.

Camila Calderón del CEAPA explica que para adoptar se deben dirigir al recinto ubicado en Punta Mira Norte y responder una encuesta especial. “Si observamos que no cumplen los requisitos, no se le entrega ningún animal, porque es una responsabilidad muy grande, ellos son parte de la familia. Además, deben entender que muchos de los animales llevan mucho tiempo en el recinto, y si bien son muy sociables y cariñosos, les cuesta un tiempo adaptarse y sociabilizar”.

Es por ello que tienen un tiempo de adaptación de 5 días hábiles tras la adopción, después de ese tiempo, los animales no se pueden devolver, pero sí podrán tener ayuda del CEAPA en la reubicación.

Respecto a la tenencia responsable, Calderón agrega que aun falta mucho por hacer y el abandono de animales es una situación que nunca se termina, pero que observa mucho más en los meses de verano , debido a que muchas personas deciden arrendar sus viviendas o se van de viaje y desechan a sus mascotas. “Esas situaciones, lamentablemente se ven muy seguido, muchas veces nos vienen a dejar acá los animales en la puerta y en otras ocasiones los hemos descubierto y se escapan, pero estamos seguros que van a eliminar esos animales en otros lugares”, dice.

A pesar de todo, si bien son menos las familias y personas dispuestas a adoptar, cuando lo hacen, conocen la Ley 21.020 de Tenencia Responsable y están conscientes de lo que implica acoger a una mascota que fue abandonada. “Lo consideran como un nuevo integrante de su familia y al hacer seguimiento de los perritos en adopción, en la totalidad de ellos vemos como les ha cambiado la vida y son tratados con amor y en la familia se nota la felicidad y cómo cambio la relación con la presencia de la nueva mascota”, indicó.

VOZ DE LOS ANIMALISTAS

Omar Aguirre es el creador y administrador de “Perros de la Cuarta”, una página que cuenta con más de 20 mil seguidores en Instagram y que no sólo comparte imágenes de estas mascotas, sino que también se ha convertido en una verdadera comunidad a nivel regional donde todos ayudan para que perros en situación de abandono encuentren hogar.

Aguirre señala que, en muchos casos, se debe esperar muchísimo tiempo para encontrar un hogar a los distintos perros abandonados que son posteados en la red social, situación que también se observa en las distintas cuentas donde se postean animales abandonados que buscan un nuevo hogar. “Hay que difundir mucho, pero cuesta. Siempre hay familias dispuestas para adoptar. Sin embargo, el abandono no cesa y nos encontramos con casos de crueldad cada día”, sostuvo.

Según lo que ha observado en estos más de 4 años como administrador de “Perros de la Cuarta”, son los perros de mayor edad y los de pelaje negro los más difíciles de adoptar, una triste situación que se vuelve cada vez más frecuente.

“Las dificultades siempre se dan lamentablemente con los perritos más viejos o negritos, por ello hay que empezar por educar a la población sobre tenencia responsable”, agrega.

Omar detalla que “hay casos en que llevan muchísimo tiempo esperando por un hogar, incluso cachorritos; siempre se exige esterilización obligatoria a las familias y también seguimiento, pero cuesta, porque es necesaria la difusión”.

Lo anterior, pues siempre hay gente que pregunta si puede dar en adopción a su perro porque ya no puede mantenerlo o porque han bajado sus ingresos y se cambiará de casa. “Sin embargo, se debe siempre pensar que los perros son parte de la familia y no se justifica su abandono y descuido, pues a un ser querido no lo tiras a la calle”, concluye Aguirre.