Radio Continente FM

NOTICIAS

Blondie vive en Manchester: las leyendas se niegan a descansar en su legado con un set de gran éxito

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Antes de cantar el imperioso sencillo ‘Mother’ de Blondie en 2010, la líder Debbie Harry, cuya banda se llevó a casa el gong NME Godlike Genius en 2014, observa a la multitud que aulla en el Manchester AO Arena. “Bueno, es un fin de semana festivo, ¡realmente puedes destruirte esta noche si quieres!”, bromea, antes de agregar con nostalgia: “Solo decíamos: ‘Guau… realmente han pasado dos años desde que canté’. Eso es realmente extraño.'»

La última gira de la deidad se llama Against The Odds, con su característico humor irónico, y cada vez está más a la altura de su nombre. Anunciado durante COVID, las fechas se reprogramaron debido a restricciones pandémicas, con el acto de apoyo original Garbage reemplazado por el héroe local Johnny Marr . Luego, el cofundador y guitarrista Chris Stein anunció que no podía hacer una gira por motivos de salud, y Andee Blacksugar lo reemplazó. Con la agradable incorporación del ex Sex Pistol Glen Matlock en el bajo, el grupo compensa con creces el tiempo perdido.

Dado que comparten su nombre con un personaje de cómic y están liderados por alguien que Iggy Pop describió una vez como «Barbarella en la velocidad», tal vez sea apropiado que la noche comience con impresionantes visuales de novela gráfica de la banda, mientras Harry pronuncia la palabra impasible. apertura de su single debut bubblegum-punk de 1976 ‘X Offender’. A los 76 años, todavía se ve (y suena) cada centímetro como el ejemplo de lo cool de Nueva York, como una caricatura viviente con un traje de cuero verde, gafas de sol y un halo de peróxido.

Marr calienta a la multitud de manera experta con los clásicos de Smiths ‘Panic’, ‘This Charming Man’ y ‘There Is A Light That Never Goes Out’. Y luego llega Blondie para empacar en el futuro: hits nostálgicos más apretados que las moléculas de carbono en un diamante: un hiperagresivo ‘Hanging on the Phone’, el irresistiblemente dulce ‘Sunday Girl’, el melancólico ‘Picture This’ y un trascendente ‘Heart of Glass’ (este último mezclado con una coda de la piedra de toque disco de Donna Summer , ‘I Feel Love’). Tras reformarse en 1999, Blondie 2.0 ha durado más que la primera vez. Su material más reciente brilla como es debido: tome el evocador ‘Long Time’ de 2017 y el musculoso ‘My Monster’, que apareció en su último álbum ‘Pollinator’ y, apropiadamente, fue escrito por Marr.

La poderosa percusión de Clem Burke siempre es una maravilla, mientras que el guitarrista Tommy Kessler se destaca por exhibir solos durante ‘Atomic’. Si las canciones no han pasado de moda, tampoco lo ha hecho la actitud progresista de la banda. Al presentar su regreso de 1999, ‘Maria’, que encabezó las listas de éxitos, Harry hace un sutil reconocimiento a los derechos de las personas trans: «Usualmente digo que esto es para las chicas, pero ahora vivimos en un mundo diferente, así que cualquiera que sienta que Si quieres ser una niña, adelante.

Mientras suena la ominosa música de órgano de la Tocata en re menor de Bach, Blondie comienza el bis con la curiosidad de los fans ‘No Exit’, una versión unipersonal de su equipo de rap de gángsters de 1999 con Coolio , Mobb Deep y Wu- Clan Tang. Luego viene el extenso corte de ‘Pollinator’ ‘Fragments’, antes de que los clásicos ‘Call Me’ y ‘One Way Or Another’ provoquen una predecible reacción ruidosa. En 1979, la primera portada de NME de Blondie proclamó «La revolución será el peróxido», y la actuación estelar de esta noche mostró a una banda histórica que no estaba dispuesta a descansar en su victoria.