Radio Continente FM

NOTICIAS

¿Cuándo y dónde puedo dejar de usar mascarilla? Medida ya entró en vigencia

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde hoy comienza a regir en el país el Plan “Seguimos cuidándonos, Paso a Paso”, que consta de tres fases en las que se moverá la población, haciendo el símil con un semáforo: Bajo impacto sanitario (Verde), Medio impacto sanitario (Amarillo) y Alto impacto sanitario (Rojo). En particular, la Región de Coquimbo se sitúa en Bajo Impacto Sanitario, lo que además facilita la puesta en marcha de una política que también se hará realidad desde hoy: la flexibilización en el uso de la mascarilla en espacios públicos, lo que se puede realizar en las primeras dos fases antes mencionadas, siempre que se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

¿Dónde se puede y donde no?

Para conocer en detalle cuáles son los lugares donde se puede prescindir del cubrebocas, la seremi de Salud, Paola Salas, subrayó que “la pandemia se encuentra bajo control con ciertos parámetros, por lo que surge esta oportunidad. Quiero ser enfática en que el empleo de la mascarilla siempre es obligatorio, salvo en espacios al aire libre. Pero hay que especificar que no es cualquiera tampoco, porque se debe asegurar que te vas a poder mantener a más de un metro de otra persona”, señaló la epidemióloga.

La autoridad puntualizó que los espacios al aire libre son parques, campos abiertos, espacios recreacionales o las playas, donde exista la seguridad que las personas pueden tomar las respectivas distancias. “Un espacio al aire libre podría ser el patio de un colegio, también, siempre y cuando no tenga techo, haya distancias y exista la certeza de la circulación del aire y no haya una concentración dentro de un espacio cerrado”.

En ese contexto, Paola Salas subrayó que “hay una enorme responsabilidad en las personas, porque son ellas las que deben determinar si existe ese metro de distancia para poder sacarse la mascarilla. Tiene que mantenerla siempre a mano, en el bolsillo o idealmente en una bolsita de papel, porque si estás en un espacio al aire libre, pero luego ingresas a una farmacia o en un sitio donde no se puede mantener el metro de distancia, es imprescindible su uso, más allá de la fase en la que nos encontremos. En fundamental, el criterio”, argumentó.

¿Es viable?

La doctora Muriel Ramírez, epidemióloga de la UCN, recordó que en la Mesa de Medidas no Farmacológicas, que asesora al Minsal y de la cual ella forma parte, recomendamos  “que la flexibilización en el uso de la mascarilla fuera a más de tres metros de distancia y no a uno como quedó establecido. Lo que pasa es que al hablar, cantar o gritar se liberan los aerosoles si es que la persona está contagiada. Además, no hay que olvidar que el virus se sigue transmitiendo de la misma manera, y lo único que cambia es la probabilidad de encontrarse con alguien que sea caso positivo”.

Entre los lugares donde la profesional considera es más seguro no usar la mascarilla es en una calle poco transitada, en una playa sin personas alrededor, un patio amplio o una plaza. “Sin embargo, hay sitios abiertos donde uno no debiera sacarse la mascarilla, como una calle transitada donde hay comercio ambulante o en un patio de un colegio o universidad”, sostuvo.

Reparos

Claudia Saavedra, microbióloga y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile (Somich), también planteó sus inquietudes, por lo que se va a comenzar a vivir desde mañana.

“Es complejo para los seres humanos en general establecer una distancia de un metro, y, por otra parte, hay que considerar la evidencia científica, ya que el mínimo recomendado es de 2,2 metros. Por tanto, serán las personas las que van a tener que determinar el criterio sobre cuando podamos retirarnos la mascarilla”.

Asimismo, la profesional acotó que “por muy al aire que nos encontremos, si hay una aglomeración de personas vamos a correr el riesgo de infectarnos. Hay situaciones particulares, como cuando uno se baja del transporte público, donde sí o si te encontrarás con una aglomeración. Ahí hay que tener mucho ojo”, concluyó.