Radio Continente FM

NOTICIAS

Hoy se comienza a rendir la PDT: el consejo de expertos para manejar la ansiedad

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Tratar de realizar una rutina que busque el descanso y relajo son parte de los tips que entregan los profesionales para realizar la Prueba de Transición Universitaria sin mayores inconvenientes.

Hoy comienza la rendición de la PDT (Prueba de Transición Universitaria) y la que al igual que en 2020, estará dividida en dos grupos de estudiantes, para evitar aglomeraciones en los locales y con ello, riesgos sanitarios. Un proceso que genera ansiedad y nervios en miles de jóvenes que buscan ingresar a la educación superior.

Además de conocer el local y los días y horarios en los que debes rendir tu prueba, también es fundamental saber cómo manejar la ansiedad y las expectativas propios que este proceso genera en el estudiante y sus familias.

La ansiedad es una sensación propia de los días previos a una prueba que es considerada como muy trascendente en la vida de los jóvenes. Sin embargo, es necesario comprender que, si bien no se puede evitar la ansiedad, esta puede ser manejada, estando bien informados y preparados para no encontrarse con sorpresas desagradables el día de la prueba, comenta Juan Pablo Fajardo, psicólogo encargado del equipo psicoeducativo de Preparación en la Enseñanza media del programa PACE de la Universidad de La Serena.

Paula García, psicóloga, complementa con algunas recomendaciones, por ejemplo, realizar ejercicios de respiración y relajación antes de la prueba. En la mayoría de los casos, practicar la técnica de respiración diafragmática antes y después de cada prueba resulta una buena y beneficiosa opción.

Dicha técnica consiste en inhalar por la nariz durante dos segundos, sintiendo que el aire se desplaza hacia el abdomen y este se infla y las costillas inferiores se mueven hacia fuera. Luego, se debe expulsar el aire con la boca mínimamente abierta, durante unos segundos, mientras presionas ligeramente el abdomen.

Si bien no hay fórmulas para llegar con “cero ansiedad” a dar la prueba, podemos hacer cosas que sabemos permiten tenerla bajo control. En los días previos a la prueba, más que nuevas rutinas, es importante buscar las que permiten pasar un buen momento y relajarse. “Organízate para el día de la prueba, deja listos tus documentos y tu plan para llegar sin atrasos e infórmate en detalle sobre el proceso de rendición en la página de DEMRE, sobre todo en cuanto a los protocolos sanitarios”, detalla Juan Pablo Fajardo.

Dormir bien y comer liviano también ayudará a que tu cuerpo esté descansado para el día de la prueba. No necesitas grandes cambios en tu rutina de sueño o alimentación, más bien estar atento a que tengas un buen descanso.

Rol de la familia

El rol de la familia es fundamental en lo que concierne al soporte emocional y la contención que puedan entregar en ese momento al joven que se enfrente a esta tarea, destaca Paula García, psicóloga. “La escucha activa, el acompañamiento y la entrega de mensajes positivos y de aceptación incondicional, dejando de lado las expectativas de los mismos padres respecto a sus hijos, contribuye a generar un clima de calidez y seguridad para los jóvenes”, añade la profesional.

En el caso de los estudiantes, es muy importante que en estos días no se aíslen, sino que se comuniquen con su familia. Es vital que los padres, quienes cumplen un rol fundamental en el manejo de la ansiedad de sus hijos, eviten conversaciones que provoquen nervios.

Es así como es importante que, en estos días previos, la familia propicie actividades o encuentros que entreguen contención a los jóvenes, evitando conversar sobre los resultados o expectativas. “Los padres y madres deben estar apoyando, escuchar las preocupaciones de sus hijos, no dando instrucciones ni exigiendo cambios en las rutinas”, comenta Fajardo.

Futuro académico

Si bien muchos jóvenes, gracias a programas ejecutados en sus escuelas, como el programa PACE (Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior) o la asesoría en sus colegios, reciben orientación vocacional, para propiciar una mejor decisión respecto de su futuro académico, siempre es importante contar con alternativas y planes diversos en caso de que los resultados de la prueba no sean los esperados.

“Una de las cosas que permite tomar mejores decisiones, es no encerrarse en una sola opción, sino que tener siempre un plan B o un plan C, por si las cosas no salen como tenías esperado. El proceso de autoconocimiento, de ver tus intereses, qué es más paso a paso. Si en el momento no tienes toda la información, hay que aprovechar este tiempo, donde circula mucha información de parte de las instituciones de educación superior, para que tomes tu decisión”, señala Fajardo.

Aun así, el no obtener el puntaje esperado o no quedar en la carrera deseada, no debe ser visto por los jóvenes y familias como un fracaso. Es por ello, que resulta vital el rol de la red de apoyo familiar, que debe acompañar a los jóvenes, para rendir nuevamente la prueba o buscar otras opciones de estudios.

“El apoyo de las familias, de las redes, es muy importante para no sentir esto como un fracaso, sino que como una experiencia que permita tomar otras decisiones”, concluye Juan Pablo Fajardo.