Radio Continente FM

NOTICIAS

La cronología de la fuga frustrada de reos en cárcel de Illapel

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El director regional de la institución instruyó mayor presencia de personal para atender las alertas que se puedan generar en el recinto. Asimismo, defendió su decisión de trasladar a los involucrados a La Serena, en consideración de la seguridad de la sociedad.

Un reforzamiento de las medidas de seguridad y servicios dentro del penal de Illapel está implementando Gendarmería tras el reciente intento de fuga, que funcionarios penitenciarios lograron frustrar durante el fin de semana largo.

“Se está implementando mayor presencia de personal para atender oportunamente las alarmas o alertas que se puedan generar en horario diurno o nocturno”, indicó a el Día el coronel Rubén Pérez, director regional de Gendarmería de Chile.

La contingencia se presentó entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, cuando un grupo de 30 internos fue sorprendido realizando un forado en uno de los muros del penal.

Según comentó Pérez, erróneamente pensaron que la vigilancia sería menor por tratarse de un fin de semana largo por las festividades religiosas, pero la situación fue alertada por gendarmes que tras realizar las inspecciones de rigor, comprobaron que una perforación ya había atravesado el muro.

Se trataba del trabajo más arduo, explica Pérez, ya que desde ese orificio pudieron haber generado un forado suficiente para ser atravesado por una persona en cosa de horas, por lo que el actuar debió ser inmediato.

En un allanamiento realizado por los funcionarios, se encontraron cinceles artesanales y martillos utilizados para romper el muro. Ante estas evidencias, el director regional tomó la determinación, dentro de sus atribuciones, de ordenar el traslado de un grupo de imputados y condenados hasta la cárcel de La Serena. Se trata de personas privadas de libertad por robos, delitos de connotación sexual y narcotráfico. Son 14 internos, quienes actuaban como cabecillas en este plan de fuga.

Por el resguardo de la seguridad de la población
El arribo de los involucrados al complejo penitenciario de La Serena se concretó el viernes. Como dicta el procedimiento, Pérez informó a los tribunales correspondientes para los casos de las personas que se encuentran imputadas y cumpliendo prisión preventiva sin una condena por parte de la justicia.

Según explicó, los tribunales tienen ahora la atribución para determinar si se aprueba o no la medida de Gendarmería, en consideración de los antecedentes. Eso podría ocurrir en el transcurso de la semana.

En ese sentido, el coronel Pérez afirmó que existían “elementos que hacen presumir de manera fundada” la intención de la fuga: por el horario, el día escogido, las herramientas encontradas y las características del forado. Por lo anterior, argumentó que su decisión se basó en considerar el interés y seguridad “de los 15 mil habitantes que tiene Illapel”.

“Dentro del cumplimiento de los objetivos que Gendarmería tiene como servicio público está también contribuir a la seguridad pública y garantizar el cumplimiento eficaz de la prisión preventiva y las penas privativas de libertad impuestas por la justicia”, dijo.

El factor de las cárceles antiguas
El hecho recordó a la fuga que se vivió en ese mismo penal por parte de 12 internos, que en 2003 trabajaron por una semana excavando un túnel para salir del recinto. Desde ese hecho, los vecinos de la zona céntrica han manifestado su preocupación porque la cárcel se encuentra muy cercana a sus viviendas.

El director regional de Gendarmería explica que un factor importante es que edificaciones antiguas, como la cárcel de Illapel, facilitan la comisión de estos hechos.

“Hay dormitorios colectivos, no existe el formato de las cárceles modernas o concesionadas, donde hay celdas que están ocupadas por una o dos personas. Son dormitorios colectivos que concentran decenas de personas y en consecuencia, cuando se producen las condiciones favorables para la evasión, se arriesga un hecho de mayor envergadura”, indicó. Lo anterior, porque los reos “se potencian, hacen causa común”, para planificar estos escapes.

Actuar oportuno
Pérez destaca que el actuar de los funcionarios de Gendarmería fue oportuno y “los protocolos funcionaron”, logrando evitar una situación que pusiera en riesgo a la comunidad.

“Se emitió la alerta, se procedió a hacer el registro de allanamiento y se identificó a los responsables. No hubo heridos, se incautaron elementos prohibidos y se logró, con esa consecuencia lógica de acciones, evitar un peligro para la sociedad”, agregó.