Radio Continente FM

NOTICIAS

La odisea de argentinos para llegar a la región: esperas de más de 5 horas en aduana

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Largas horas de espera en la aduana y cambios en el protocolo sanitario exigido, son algunos de los problemas que han debido enfrentar al momento de cruzar al país por el Paso Los Libertadores los primeros turistas trasandinos que han llegado a La Serena para pasar sus vacaciones. Desde la Delegación Provincial Cordillera, en la Región de Valparaíso, apuntan a la no implementación por parte de Argentina del sistema integrado de fronteras como el origen de estos inconvenientes.

Este 4 de enero finalmente se abrió el cruce terrestre entre Chile y Argentina a través del Complejo Los Libertadores, tras dos años de cierre debido a la pandemia de coronavirus. Si bien, en un principio estaba contemplado habilitar otros cinco pasos más –incluyendo Agua Negra en la Región de Coquimbo – finalmente el gobierno decidió posponer sus aperturas ante el aumento de casos por Covid-19 en Argentina.Es así, como desde ayer al menos, ya están arribando a la región los primeros turistas argentinos provenientes de San Juan, quienes, ante la mantención del cierre de Agua Negra, han debido hacer la vuelta por Mendoza para ingresar a Chile y desde ahí tomar la ruta rumbo a La Serena. En ese sentido, cabe señalar que buena parte de ellos son personas que cuentan con propiedades en la zona.

Largo viaje

No obstante, al menos en estas primeras jornadas, no todo ha sido miel sobre hojuelas, pues algunos de los visitantes trasandinos han reportado problemas al momento de cruzar la frontera por Los Libertadores.

Largas horas de espera en la aduana, problemas en la atención, y especialmente, cambios inesperados al momento de aplicar el protocolo sanitario al ingresar al país, son algunos de los inconvenientes que han convertido el viaje hacia La Serena, al menos en estos casos, en una verdadera odisea.

El Día logró contactar a uno de estos primeros turistas trasandinos que ya se encuentra en la región y que nos contó sobre la experiencia que vivió al cruzar a nuestro país en la aduana nacional.

“La espera fue bastante larga. Dijeron que iban a abrir a las 8, pero comenzaron a abrir a las 12 del día, por lo que la espera se alargó sin ni siquiera moverse del auto, porque estábamos todos haciendo fila”, explicó este visitante, quien prefirió guardar su anonimato.

Asimismo afirmó, “no nos dejaban bajarnos del auto, y en principio tampoco ir al baño, cosa que no pudo ser sostenible porque al final estuvimos cuatro horas esperando y quizás más, haciendo fila. Ir al baño se convirtió en una necesidad bastante importante”.

Protocolo

Pero lo que más molestó asegura, es lo que a su juicio fue “un cambio en las reglas del juego” en relación a la aplicación del protocolo sanitario. Así, cumpliendo con éste, vinieron preparados con los requisitos exigidos como el PCR negativo con 72 horas de antelación, seguro de salud y certificado de validación de vacunas. En ese sentido, y conscientes de que al ingreso a Chile les tomarían un nuevo PCR, cuyo resultado estaría en 12 horas –tiempo suficiente para viajar directo a La Serena y esperar el resultado haciendo cuarentena aquí por las horas restantes – se prepararon y abastecieron para ello.

El problema dice, “es que según nos informaron en la aduana, desde el gobierno no les habían mandado PCR sino que se les había mandado test de antígenos, por lo que debimos esperar el resultado unos 20 minutos más, extendiendo la espera en la aduana”.

Sin embargo, al no tomarles el examen de PCR, se les comunicó que debían hacer una cuarentena de 7 días “para lo cual no estábamos preparados”, dice. Ante ello, la única solución para adelantar el término de la cuarentena era hacerse un PCR acá en Chile, pero a nivel particular. Sólo así, en caso de salir negativo, podían obtener el Pase de Movilidad.

“Alcanzamos a hacernos un PCR en Los Andes, cuyo resultado imagino estará ahora, pero nada. Como las ‘apuradas’, todo de manera improvisada y sin estar preparados”, lamenta.

Para peor agregó, “una de las personas que trabajaba ahí, nos dijo-y hablaba a nombre del país- que los chilenos no querían que viniéramos los argentinos” a Chile. “Si ellos no querían que viniéramos, no hubieran abierto el paso, pero ya que lo abrieron, debieron hacerlo con responsabilidad, que es la misma responsabilidad que nos exigen a nosotros. Que te cambien las reglas de juego de esa manera, no estuvo bueno”, señaló este visitante sanjuanino.

Agua Negra es necesario

Al respecto, el consejero regional, Alberto Gallardo, quien es además presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Core, lamentó que hoy la región no cuente con una conexión directa con San Juan, debido a la decisión del gobierno de no abrir el Paso Agua Negra.

Ante estas situaciones, el consejero regional señaló que Los Libertadores tiene una capacidad limitada –más allá de ser un complejo nuevo  y ampliado – por lo que es necesario repensar la apertura de más pasos fronterizos.

“Por qué el Estado central –porque estas son políticas a nivel nacional – determina lo que una región puede hacer. Si nosotros les explicábamos nuestros protocolos, y todo lo que íbamos a hacer, nos echan todo para atrás”, afirma.

A larga agrega, esto perjudica las relaciones con Argentina.

“Para que lo sepa la gente de San Juan, hemos hecho lo imposible para abrir el paso de Agua Negra. Nosotros tenemos un trato muy dingo con ellos y ellos a su vez con nosotros. Pero con todo lo que está pasando, no tenemos como seguir trabajando con ellos en el tema de la integración”, indicó Gallardo.

Apuntan a Argentina

En contacto con El Día, desde la Delegación Provincial Cordillera –Región de Valparaíso – desmintieron los hechos descritos anteriormente, señalando que en el primer día de cruce, las largas esperas en el lado chileno se explicaron por el no funcionamiento del sistema integrado de fronteras apuntando directamente a la falta de capacidades que presentaría aún el país vecino para ponerlo en marcha.

En ese sentido, indicaron que si bien, se había fijado que el paso fronterizo funcionaría entre las 8 y 20 horas, con un corte a las 18 de la tarde en Uspallata (Argentina) y Guardia Vieja (Chile), éste era para chilenos y extranjeros residentes ingresando al país. Pero el país vecino aseguraron, habilitó el cruce completo a las 8, generando las filas de espera hasta la apertura del paso a las 12 para chilenos residentes, no residentes y extranjeros.

Respecto a los PCR, éstos se comenzaron a aplicar desde las 3 de la tarde, contando con un laboratorio especial ubicado en el mismo complejo Los Libertadores, el primero de su tipo de América del Sur.

Asimismo, descartaron que no se permitiera el uso de los baños, ni tampoco malos tratos a los turistas. En ese sentido afirmaron, los inconvenientes que pudieron haberse dado se explican por falta de información que había y por los problemas que se dieron en el lado trasandino.