Radio Continente FM

NOTICIAS

¿Municipio de La Serena podrá subarrendar Teatro Centenario? Que dice la Contraloría

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Municipio de La Serena insiste en seguir adelante con la idea de subarrendar el emblemático Teatro Centenario, iniciativa con la que la alcaldía busca recuperar el ex recinto cultural.

La decisión tomó nuevos bríos luego de que este 17 de marzo, se conociera públicamente el contenido del informe de Contraloría elaborado a partir de una solicitud de los concejales Daniela Molina y Camilo Araya presentada en enero pasado, a través de la cual ambas autoridades buscaban que el órgano contralor se pronunciara sobre el subarrendamiento del Teatro Centenario –de propiedad del Arzobispado de La Serena y dado en arrendamiento a Inversiones Alta Cruz Limitada – , el cual podía derivar en grave perjuicio patrimonial y económico para la casa edilicia.

Es así como en el documento emitido por Contraloría, se establece que “las municipalidades carecen de facultades para ejecutar obras o efectuar inversiones, con cargo a sus presupuestos, en terrenos o bienes de particulares, ya que ello implicaría aplicar fondos municipales en beneficio de intereses privados, no existiendo disposición legal que las faculte para ello (…)”.

No obstante, a reglón seguido el mismo órgano contralor establece que a pesar de estas disposiciones pueden darse ciertas figuras excepcionales, “con la posibilidad que se destinen recursos públicos a la realización de obras en tales bienes, siempre que ello sea necesario para el cumplimiento de las finalidades de las municipalidades y se resguarden debidamente los intereses municipales”.

“Lo anterior”, se señala en el informe, “por cuanto si bien se pretende impedir que los recursos públicos sean destinados a beneficiar intereses privados, ajenos al interés público, no resulta objetable una inversión en terrenos de particulares que conlleva la realización de obras en beneficio de la comunidad en general y que, además de realizarse en el marco de las competencias municipales, quede debidamente resguardada, mediante el establecimiento de los mecanismos jurídicos pertinentes”.

¿Dónde están los recursos?

Al respecto, el alcalde (s) Luis Henríquez, señaló que la Contraloría “ha sido categórica al decir que está dentro de las facultades del municipio suscribir para fines propios de las labores y funciones que la propia ley consagra a los municipios, en este caso la cultura, contratos con privados e incluso, en condiciones de subarriendo”.

En ese sentido, el edil (s) se mostró tranquilo porque, reiteró, el órgano contralor ratificó la posibilidad de poder continuar con la intención de recuperar el ex Teatro Centenario mediante el subarriendo.

Desde la contraparte sin embargo, la concejala Daniela Molina, desestimó que la resolución de la Contraloría diera “carta verde” a poder seguir con la estrategia del subarriendo como pretende la municipalidad.

La autoridad reitera que el informe es “muy claro” en ese aspecto: el inmueble es propiedad del Arzobispado y éste se lo arrienda a Alta Cruz Limitada. “No hay recurso del Estado posible para arreglar un inmueble que esta subarrendado. Eso no se puede hacer”.

Cabe recordar que Inversiones Alta Cruz tiene en la actualidad un contrato vigente, desde el año 2020 y por 20 años, con el Arzobispado de La Serena.

El arriendo aprobado por el concejo sería por un monto mensual de 4.800.000 pesos por 16 años, acuerdo que fue votado negativamente por ambos concejales durante la citada sesión.

Y en efecto, el uso de recursos municipales para arreglar un recinto que se encuentra en mal estado es la principal preocupación de los concejales recurrentes.

Para el concejal Camilo Araya, si se contrata un recinto para utilizar como espacio cultural, la idea es que comience a funcionar de inmediato, pero en este caso, ello no ocurriría dado los arreglos que debería ser sometido el teatro. Según explicó Araya el monto total del acuerdo sería por más de mil millones de pesos, amarrando a futuro a por lo menos, cuatro administraciones municipales.

“En cultura se debe invertir, en eso estamos todos de acuerdo. Pero las cosas se deben hacer bien, y no dañando el patrimonio financiero de la municipalidad, con un subarriendo que son 1.000 millones de pesos que se irán a un saco roto. Aquí no se recupera nada, sigue siendo de un privado. Entonces tiene que haber una forma real de recuperar el cine Centenario y no de una forma que falta a lo normativo. Quizás, comprar el cine directamente al arzobispado, ese sería una solución”, expresó.

Resguardos

Respecto a esto último, se debe advertir que en el informe de Contraloría se señala que “no resulta posible para esta Entidad Fiscalizadora determinar con certeza si la celebración de un contrato como el que pretende suscribir el municipio resguardaría debidamente los intereses que supondría efectuar la inversión necesaria para la puesta en marcha del teatro, habida cuenta que, según los antecedentes tenidos a la vista, ni el propio municipio maneja la información relativa a la cuantía de la eventual inversión”.

 

Ante ello, el alcalde (s) Luis Henríquez, aseguró que el municipio está trabajando en esa línea, y explicando que a la fecha “aún no se suscribe ningún contrato, porque justamente estamos trabajando en tomar todas las consideraciones, todos los resguardos, para que en la eventualidad de que se subscriba el contrato, esté absolutamente acorde a proteger los intereses municipales y se transforme en un beneficio para la municipalidad”.

En ese sentido, la también concejala, Carmen Zamora, indicó que el pronunciamiento de Contraloría, no señala en ningún caso algo que no se deba hacer, y respecto a las recomendaciones dijo – como las referidas a la Ley del Lobby – “creo que la autoridad municipal las va a tomar muy en cuenta para tener una próxima conversación con el concejo municipal”.

 

Para la concejala y gestora cultural ello tomará más importancia ahora, más aún cuando la municipalidad sigue a la espera de la llegada de recursos públicos para poder seguir adelante, y que en un inicio, estuvieron comprometidos por el gobierno anterior.