Radio Continente FM

NOTICIAS

No uso de cinturón aumenta en 5 veces riesgo de morir: es como caer de piso 10

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
110 son las muertes que hasta este miércoles se registraban en la Región de Coquimbo como consecuencia de accidentes de tránsito, muchas de ellas con un componente en común: las personas salieron eyectadas de los vehículos en los cuales se trasladaban como pasajeros por no usar cinturón.

El cinturón de seguridad es un elemento básico y obligatorio, tanto para conductores como para pasajeros. Es tan importante su uso adecuado que los automóviles modernos avisan mediante un sonido cuando el conductor no lo está ocupando. Y es que este elemento es fundamental para salvar vidas y también disminuir lesiones en casos de accidentes de tránsito.

El teniente Sebastián Molina, de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito de Carabineros (SIAT) de Coquimbo, confirmó que un gran porcentaje de los 110 fallecidos en accidentes este año en la región, tuvieron dicho desenlace fatal por el no uso o mal uso del cinturón de seguridad.

El caso más reciente fue el del pasado lunes en la ruta D-43, cerca del cruce El Peñón, cuando dos personas fallecieron tras salir eyectadas luego del volcamiento del vehículo en el que se trasladaban. Otro es el de las jóvenes de 18 y 23 años que murieron en la ruta D-505 en la madrugada del domingo.

“Muchas veces los accidentes son por deformación de mediana consideración, pero como no usan el cinturón salen eyectados y lamentablemente causan la pérdida de vida de la persona”, explicó el teniente Molina.

El oficial sostiene que el riesgo de morir en un accidente de tránsito aumenta cinco veces si no se utiliza el cinturón de seguridad. Este es “un elemento de seguridad pasiva”, explica Molina, que actúa cuando se genera el accidente.

“Los elementos de seguridad pasiva nos ayudan a disminuir las consecuencias del accidente. La seguridad activa, en cambio, nos ayuda a prevenir el accidente”, señaló el uniformado, enfatizando que es igual de importante usar este elemento, tanto para el conductor como para los ocupantes de los vehículos.

“Hay una mala cultura y práctica en la que se cree que sólo el conductor es el que tiene la obligación de usar el cinturón y no es así, todos los ocupantes del vehículo deben usarlo, es una obligación legal”, agregó.

Su propósito: salvar vidas

Si comparamos los accidentes de tránsito con una caída desde un edificio de altura, podemos decir que la velocidad con la que se producen los choques o colisiones corresponderían a los pisos desde donde se cae, 35 kilómetros por hora son dos pisos, 110 km/h, 13 pisos. Esto por la inercia que se produce con el frenado brusco que, explicado a través de la física, hace que los cuerpos continúen en movimiento.

Si el accidente es a baja velocidad el impacto será menor, y existen más posibilidades de tener lesiones leves, sin embargo, mientras mayor sea la velocidad, mayor será el impacto. Así, el cinturón de seguridad sería una suerte de “paracaídas”, que detiene la inercia del cuerpo y evita que salga eyectado al existir un frenado brusco o un volcamiento, manteniéndolo sujeto al asiento, evitando además los golpes con el interior del automóvil.

“Cuando usamos cinturón en volcamiento nos retiene y cuando se genera el volcamiento sin el cinturón se hace un efecto centrifuga, va girando debido a la fuerza del volcamiento y golpeando con todo el interior del móvil, e inclusive con cuerpos proyectados”, indicó el teniente de la SIAT.

“El principal objetivo de este elemento es retener el cuerpo en caso de una aceleración brusca, por una frenada o por el impacto del vehículo con otro vehículo o con un muro o con cualquier elemento vial, entonces cuando no hacemos uso del cinturón, nuestro cuerpo, debido a la inercia, va a salir eyectado a la misma velocidad que va el vehículo. Nuestro cuerpo va a impactar en primera instancia con los elementos interiores del vehículo. Los pasajeros impactan los asientos delanteros y luego de esto viene una eyección hacia el exterior y ahí caen sobre la calzada, sobre una superficie y es más, el cuerpo sigue desplazándose en el lugar, se genera un arrastre, podemos hablar de cinco, diez, quince metros inclusive. Uno cuando analiza los cuerpos de las personas, tienen esas lesiones que son atribuibles a ese tipo de desplazamiento”, graficó el teniente Molina.

Evelyn Vargas, experta en Prevención de Riesgos de la Univesidad Católica del Norte (UCN), complementó lo anterior, indicando que, “es importante considerar que el uso de cinturón de seguridad es el elemento más eficaz en la reducción de las lesiones de los accidentes de tránsito, por eso es que es un dispositivo que es obligatorio usar. Cualquier conductor o pasajero que no esté utilizando el cinturón de seguridad puede ser sancionado con respecto a las normativas del tránsito”.

Asimismo, añade que en caso de una colisión o volcamiento, “los ocupantes del vehículo se pueden golpear con los parabrisas o definitivamente salir eyectados como hemos visto en las mayoría de los accidentes que han ocurrido en la región. Es el elemento más eficaz, por lo tanto, el no usarlo asegura lesiones de tipo general, fracturas de cráneo, lesiones a los pulmones o heridas faciales en algunos casos. Por eso cuando hablamos del cinturón de seguridad tenemos que hablar de la educación y hacer efectivo que es un elemento que en el caso de accidentes como volcamientos, choques o colisiones va a disminuir en un porcentaje importante cualquiera de estos tipos de lesiones”.

El mal uso de este elemento también puede causar graves daños. El teniente Molina indicó que “es común que la gente lo use bajo el brazo, para que no le moleste en la zona de la clavícula, pero ese tipo de uso puede ocasionar fracturas en la zona costal y eso es sumamente peligroso, porque se puede dar una perforación interna”.

Por eso indicó Evelyn Vargas, siempre “se debe verificar que el cinturón de seguridad esté bien, tenga una posición buena, se pueda regular, que no esté torcido que no tenga roce con ninguna superficie afilada y tenga buen enganche”.

Además de este elemento, el uso de sistemas de retención infantil es fundamental para salvar la vida de personas menores de 9 años.