Radio Continente FM

NOTICIAS

El día que Prince trató de salvar a Amy Winehouse de su violento marido

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Después de que la entonces pareja de la fallecida cantante robara dinero al genio de Minneapolis, este se ofreció a hacer lo posible por alejarla de él.

El 23 de julio de 2011, Amy Winehouse fallecía víctima de una sobredosis fatal de alcohol, sumándose al infame club de los 27, que antes habían inaugurado Jim Morrison, Janis Joplin o la española Cecilia. A lo largo de su carrera brilló gracias a su voz, pero también escribió tristes capítulos gracias a sus adicciones y a sus destructivas relaciones sentimentales.

Sobre una de ellas, la que le unió al polémico Blake Fielder-Civil, aporta nuevos y reveladores datos un libro recién publicado por Tyler James, exnovio y luego buen amigo de la cantante, que se titula ‘My Amy: The Life We Shared’.

En uno de sus pasajes más sorprendentes, James relata la ocasión en 2007, cuando Amy Winehouse fue invitada a unirse a una superestrella como Prince en la última noche de su serie de conciertos en el 02 Arena de Londres para interpretar a dúo su canción ‘Love Is a Losing Game’.

El videógrafo Phil Griffin, que acababa de empezar a trabajar con el genio de Minneapolis, organizó su encuentro, según recuerda el autor del libro. Después de cantar ante los estruendosos aplausos del público, entraron en el camerino de Prince, donde al poco tiempo llegó Fielder-Civil, que se había convertido recientemente en el esposo de la cantante.

«Con Blake allí, todo el ambiente cambió», escribe James. «Blake estaba paranoico, entraba en el baño de Prince para drogarse. Estaba completamente nervioso. Había dinero en efectivo en el camerino, simplemente tirado allí, en la mesa de maquillaje. Nadie le prestaba atención».

Amy Winehouse, en una imagen de archivo. (Getty/Roger Kisby)

Después del espectáculo, James estaba en un coche con la pareja cuando «Blake hizo una broma sobre haber cogido el dinero del camerino. Eran cientos de libras. Había robado el dinero de Prince. Yo estaba mortificado», sigue relatando el autor. «Amy se lo quitó de encima. Yo sabía que ella sabía que estaba mal, pero delante de él se reía de ello, porque se sentía incómoda… Resultó que Blake también había robado algunos cepillos de pelo de Prince».

A la mañana siguiente, James recibió una llamada de Griffin. La seguridad de Prince había descubierto que faltaba dinero y acusó al videógrafo, que no llevaba su pase, por lo que en lugar de ser el «director visual de toda la gira de Prince», fue señalado como el culpable del robo y fue «golpeado y expulsado del 02», dice el libro.

Al día siguiente, Winehouse llamó a Prince para disculparse y decirle que le devolvería el dinero. Entonces el cantante, fallecido en 2016 por una sobredosis de fentanilo, le dijo: «No me importa el dinero. Es que no está bien lo que pasó con Phil».

De hecho, Prince estaba tan preocupado por Amy Winehouse que llamó a Griffin en varias ocasiones para «preguntarle si había algo que pudiera hacer para alejarla de Blake… incluso se ofreció a enviar un avión para que se largara«.

Amy Winehouse había conocido a Blake Fielder-Civil en un pub de Londres en 2005. Ella estaba arrancando su carrera musical, mientras que él trabajaba como asistente de producción de vídeos. Poco después, Amy se tatuaría ‘Blake’ en el pecho y él se escribió con tinta ‘Amy’ detrás de la oreja. Ella estaba convencida de que era el amor de su vida.

El matrimonio terminó finalmente en 2009 y estuvo plagado de episodios de violencia física, borracheras que duraban semanas y adicciones a las drogas. Cuando la cantante solicitó el divorcio, Blake Fielder-Civil se encontraba en la cárcel cumpliendo condena por agresión, chantaje y amenazas al dueño de un local de Londres.