Radio Continente FM

NOTICIAS

“El límite o el techo de los contagios es muy difícil de predecir”

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El dirigente aseguró que la tendencia entre los “200 y 300 casos diarios será una constante” y que lo más importante son las acciones individuales para evitar nuevos casos, principalmente por Ómicron. A su vez, no ve conveniente la aplicación de cuarentenas.

El balance entregado ayer por la Seremi de Salud no fue para nada positivo, ya que se registró un alza significativa de los contagios a nivel regional. Esto porque según la cifras oficiales, 309 casos nuevos de Covid-19 se sumaron y a la fecha se han acumulado 1770 infectados activos, lo que sin duda preocupa a las autoridades y al gremio médico.

En ese contexto, el presidente regional del Colegio Médico, doctor Rubén Quezada, conversó con “Abriendo El Día” de El Día TV sobre esta tendencia al alza que inquieta de sobremanera, en especial con la arremetida de la variante Ómicron.

-¿Cómo se vislumbra el panorama para los próximos días, considerando que usted había señalado que los nuevos casos podrían llegar a los 200 y hasta 300 diarios?

“Cuando planteamos que íbamos a ver cifras mucho más altas, el límite o techo de los contagios no es posible predecirlos, porque se trata de una enfermedad altamente contagiosa, que afecta incluso a personas que están vacunadas. Entonces, el límite va a ser el cuidado que tenga la población y las medidas de trazabilidad y aislamiento que pueda generar la autoridad sanitaria. Eso es lo que va a condicionar la cantidad de contagios, más que las vacunas, que van a condicionar la cantidad de pacientes UCI y aquellos que puedan fallecer”.

-¿Cómo ha notado el comportamiento de la población bajo estas circunstancias?

“En el presente, lamentablemente, el nivel de vacunación llama a relajarse, pues muchos piensan que no les afectará muy fuertemente la enfermedad, sobre todo si han recibido sus dosis correspondientes. Pero de todas maneras esa persona puede requerir hospitalización, aunque sea con menor riesgo de necesitar ventilación mecánica o fallecer. También se mantendrán los casos leves o moderados, que van a seguir existiendo y que no deben confiarse ante la chance de recuperarse completamente si es que se contagian, porque pueden quedar con secuelas, por meses e incluso por años”.

-¿Qué problemáticas podría generar incluso entre los equipos de salud?

“Lo que se ha visto en otros países es que el contagio es tan masivo en cantidad que hay problemas para mantener la atención sanitaria. Hemos observado, por ejemplo, que decenas de personas se han contagiado de un solo golpe, lo que obliga a reducir las camas  de una determinada sección, dificultando otras atenciones de salud, lo mismo en los servicios clínicos. Por esto, creo que la asistencia sanitaria se podría ver comprometida si es que hay un aumento demasiado explosivo del virus, porque vamos a tener numeroso equipo de salud comprometido”.

-¿Cuáles son las recomendaciones esenciales para la comunidad?

“El uso de mascarilla debe ser casi permanente. Además, independiente si se está vacunado o no, también se puede ser portador y transmitir el virus. Por tanto, la capacidad que tiene de propagarse a nivel comunitario, donde se ha tendido a una mayor relajación, podría facilitar una explosión de casos”.

-¿Cuánto puede influir la vacunación en poner mayor freno a esta variante?

“Creo que el alto nivel de vacunación que hemos logrado en este país permite tener cierto rango de protección frente a las medidas más graves, que es la posibilidad de necesitar de camas críticas. Por tanto, nuestra mejor combinación es aumentar la vacunación, y si no asumimos ese desafío, existirá un alto margen de posibilidades de volver a recurrir de las camas UCI”.

-¿Qué opinión tienen sobre la posibilidad de volver a implementar cuarentenas?

“Sabemos, como Colegio Médico, que no es una medida que se pueda eliminar de plano, porque se trata de una acción epidemiológica básica para enfrentar las pandemias y las infecciones que causan estragos. Pero creo que la discusión no puede estar centrada en los confinamientos, si no en lo que vamos a hacer para evitar tener que llegar a situaciones más complejas, y eso, sin duda alguna, requiere reforzar la trazabilidad, reponer las residencias sanitarias y así resignarnos a tener una gran cantidad de contagios. Además, considero fundamental recomponer lo que teníamos a nivel hospitalario para estar preparados, porque vemos que a fin de año se desmontaron camas críticas y se despidió personal. Quizás tengamos que recurrir a ellos nuevamente y hay que adelantarse a esa posibilidad”.

-¿Por qué en etapas distintas de la pandemia el Colmed recomendó las cuarentenas y ahora la visión es distinta? ¿Qué cambió?

“En realidad este es un criterio que planteamos bajo el prisma de lo que señaló el Presidente Piñera. La idea es implementar medidas de prevención y de contención. Si comenzamos a discutir sobre confinamientos, nos saldremos del foco principal y de lo que es realmente importante”.

-¿Se debe pensar en nuevas inoculaciones a futuro?

“Es valioso preparar a la población para disminuir los contagios y por cierto la vacunación es clave, pero si a nosotros como país nos va bien y a nuestros vecinos no, eso puede traducirse en nuevas variantes que ingresen a Chile. Deben existir políticas de mayor coordinación”.