Radio Continente FM

NOTICIAS

La ridícula razón por la que Paul McCartney y Phil Collins se odian

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Aunque intentaron solucionarlo, todo parece indicar que Paul McCartney y Phil Collins no han logrado superar sus conflictos.

Si lo piensas, Paul McCartney y Phil Collins tienen bastante cosas en común. Ambos fueron parte de icónicas bandas británicas que se formaron en la década de los sesenta, Macca en The Beatles y Collins en Genesis. Además, posteriormente tuvieron exitosas carreras en solitario.

Sin embargo, eso no significa que eso los haga amigos. Hace unos años, se reveló que estos tienen una pelea que se mantiene en pie, pese al intento por aclarar las cosas. Lo peor de todo, es que se debe a un tonto malentendido que pasó hace mucho tiempo.

Todo se debe a su primer encuentro en el 2002, cuando asegura que Macca lo denigró y humilló. Según explica, se encontraron en el Palacio de Buckingham y el justo tenía una copia de un libro sobre The Beatles y le pidió que se lo firmara.

«McCartney llegó con Heather Mills y yo tenía la primera edición de su biografía no autorizada y le dije: ‘Oye, Paul. ¿Podrías firmármelo?’. El respondió: ‘Oh Heather, nuestro pequeño Phil es un fanático de los Beatles’», recordó el miembro de Genesis.

«En ese momento pensé, ‘pedazo de m*erda’. Y jamás lo he olvidado», continuó Phil Collins sobre su resentimiento con Paul McCartney. Además, aseguró que él tiene una postura petulante donde asume que todos son fanáticos porque era de The Beatles y es quien es hoy.

Tras esto, Paul McCartney se contactó directamente con Phil Collins e intentó aclarar la situación. Sin embargo, todo parece indicar que no tuvo el efecto esperado. «Se contactó conmigo porque se enojó. Ciertamente no lo arreglamos. Fue más como, ‘continuemos con nuestras vidas’», aclaró.

«Lamento que se haya enojado porque dije algo malo sobre él. Pero en verdad no fue malo. Si no te decimos que tu actitud pudo haber sido mejor, jamás mejoraras», aseguró Phil Collins, quien afirmó que no se arrepentía de lo que había dicho.